miércoles, 5 de febrero de 2014

Patrimonio Cultural Hispano- Islámico.Escuela de Traductores de Toledo.




España el 03/12/1986 emitía una serie compuesta por 4 sellos dedicados al Patrimonio Cultural Hispano-islámico. Método de impresión calcografía. Dentado 13 ¾.

Los sellos representan grandes figuras históricas, por lo que dedicaremos un artículo a cada sello.

El sello de 7 pesetas representa a Abd-Al-Rahman II y la mezquita de Córdoba-

El sello de 12 pesetas a Ibn-Hazm y su obra el Collar de la Paloma.

El sello de 17 pesetas a Al-Zarqali conocido como Azarquiel.

El sello de 45 pesetas representa a Alfonso VII y la Escuela de Traductores de Toledo.


Hoy vamos a hablar de la Escuela de Traductores de Toledo ¿Pero que es la Escuela de Traductores de Toledo?

En el siglo XII y XIII se desarrolla en Toledo un fenómeno cultural conocido como la Escuela de Traductores de Toledo, pero no podemos entenderla como un centro educativo moderno, sino más bien como a un grupo de eruditos que trabajaron con un método común y que posibilitaron que se trasmitiera el saber oriental, sobre todo del mundo árabe y griego, a occidente.

Las universidades europeas de la época se habían alimentado del conocimiento latino, y aunque se conocía la existencia de autores griegos, no existían traducciones. Los árabes en su expansión por las tierras bizantinas, heredera del mundo antiguo griego, habían asimilado la cultura griega, estudiando y traduciendo las obras griegas, trayéndolas a la Península Ibérica, junto con el importante bagaje cultural que ellos habían creado.

Pero para entender como se crea la Escuela de Traductores de Toledo, tenemos que hablar brevemente del contexto histórico, de la ciudad de Toledo.

Toledo fue la primera gran ciudad islámica conquistada por los cristianos en el año 1085, durante el reinado de Alfonso VI. En Toledo al igual, que en muchas ciudades de Al Andalus, existían bibliotecas con eruditos conocedores de la cultura griega y árabe. En Toledo existía una importante comunidad de sabios que fueron acogidos por el cabildo de la Catedral de Toledo, generándose un ambiente propicio para que Toledo sirviera de puente entre el conocimiento oriental y el occidental.
 
 

Como he mencionado anteriormente en el año 1085 Alfonso VI entra en Toledo tras un acuerdo con Yahia-al-Cadir, rey de la Taifa de Toledo. En el tratado de capitulación se establecían fueros a los mozarabes, judíos y musulmanes, que fueron unificados en el año 1118 por Alfonso VII, lo que posibilito una etapa de florecimiento cultural en Toledo, muy propicia para la Escuela de Traductores de Toledo.

La escuela tuvo dos fases diferencias por una etapa de transición.

Primera etapa: en el siglo XII el arzobispo Don Raimundo fomentó la traducción de obras de filosofía y religión árabes al latín. Gracias a este trabajo en las universidades europeas empiezan a conocerse el aristotelismo neoplatónico. Comienzan a traducirse obras de Aristóteles comentadas por filósofos árabes como Avicena. Además se traducen obras que sirvieron como manuales para las universidades hasta el siglo XVI.

Segunda etapa: es la época de florecimiento de la Escuela de Traductores de Toledo. En el siglo XIII con Alfonso X el Sabio comienza a crearse libros originales como las Tablas Alfonsíes. Además las traducciones ya no son en latín sino en castellano.

 

Por otro lado también se produce una evolución en cuanto al método de trabajo. En un primer momento, un judío o cristiano conocedor de la lengua árabe traducía oralmente la obra original a romance, y un experto en latín iba escribiendo lo que escuchaba. Pero en época de Alfonso X los libros eran traducidos por un único traductor que conocía varias lenguas y revisados por un emendador.

Entradas populares

En Red

(c) 2012 Blog El Salón de Cris
Una plantilla de Oloblogger con la tecnología de Blogger