¿Sabías que? El memorialista escribiente de cartas.


Hoy para esta sección del blog El Salón de Cris,el blog personal de Cristina Martín San Roque, quiero hablarte de la figura del memoralista, que en castellano, también se le conoce con los nombres de escribientes o amanuenses.

Puede parecer curioso en esta época en la que nos podemos comunicar de manera instantánea con casi cualquier rincón del mundo, gracias a los medios tecnológicos que disponemos, pero durante siglos el medio más eficaz para comunicarte a larga distancia, fue el correo postal.

He dedicado varias entradas del blog El Salón de Cris a distintas formas de enviar correspondencia, pero en una época donde la mayor parte de la población no sabía leer ni escribir ¿como podian comunicarse mediante el correo postal?

Por eso fue vital el oficio de memorialista o el escribiente de cartas.

La escritura fue una gran innovación tecnológica y desde la antigüedad todo comenzó a documentarse, a guardarse por escrito, cada vez fueron aumentando el número de archivos y bibliotecas. También era muy importante para la economía y la administración.

Pero la inmensa mayoría de la población no sabía leer ni escribir, por eso aparecieron los escribas. La aparición de la escritura supuso una verdadera revolución social, y en la etapa antigua los escribas tuvieron una gran función ya que eran vitales para las administraciones de los Estados y se crearon escuelas de escribas y tenían un gran estatus social. Destacando su importancia en el Próximo Oriente y en Egipto.
Louvre-antiquites-egyptiennes-p1020372-gradient.jpg
De Desconocido, CC BY-SA 3.0 fr, Enlace



Los Escribas trabajaban principalmente para el Estado o los Templos, por lo que básicamente su labor estaba muy relacionada con textos administrativos, religiosos, o ensalzadores.

Durante la Edad Media en los Monasterios, los amanuenses realizaban copias de los documentos más importantes, teniendo una gran importancia para difusión del conocimiento.

Lo que nos interesa en esta historia son los memorialistas o escribientes de cartas. El oficio de escribientes de cartas nace en la calle, primero se situaban en las calles y plazas cerca de oficinas de correo o cerca de los mercados, y luego instalaban pequeñas casetas

Fuente:  Amanuenses, escribanos y memorialistas de Barcelona. Ricard Fernández Valentí


La época mas emblemática puede situarse desde mediados del siglo XIX y durante el siglo XX. A diferencia de los Escribas y los amanuenses medievales, trabajaban para particulares, y no tenían el gran estatus social, que tenían los escribas en la antigüedad.

Fuente:  Amanuenses, escribanos y memorialistas de Barcelona. Ricard Fernández Valentí


En Madrid solían situarse en las cercanías de la Plaza Mayor y en Barcelona en las Ramblas cerca del Palacio de Virreina.



En Madrid parece que el oficio desapareció en torno a los años 1930. Pío Baroja escribía sobre ellos, y nos hablaba de su desaparición y situaba a un escribiente en la calle de la Luna. 

En Barcelona se piensa que perduraron hasta la decada de los 90 del siglo pasado, aunque su número fue disminuyendo y en el año 1985 solo había una cabina de Ana Ruiz. El 18 de marzo de 1954 un incendio en las ramblas destruyo en parte las casetas de la Rambla y tuvieron que situarse en los Jardines del Doctor Fleming.

Fuente:  Amanuenses, escribanos y memorialistas de Barcelona. Ricard Fernández Valentí


Se desconoce cuando aparecen en Barcelona, pero en el siglo XVIII ya existían barracas de escribientes en Sant Jaume.

Pero no solo se encargaban de la correspondencia sino que también podían escribir otros tipos de documentos, como formularios administrativos, que eran bastante complejos.

Tenían que escribir de manera legible y no podían cometer borrones o tachones, por ello, cuando se equivocaban, empleaban una serie de recursos, como mojar la tinta y dejarla secar y raspar con un cortaplumas, o diluir en agua el espíritu de sal, también conocido como ácido hidroclórico.

Entre sus instrumentos de trabajo se encontraban el papel, la tinta, pluma, lapicero, cortaplumas, atril, regla, compás, cuchilla, Maquina de Escribir, etc.
Fuente:  Amanuenses, escribanos y memorialistas de Barcelona. Ricard Fernández Valentí



Entre las enfermedades más frecuentes que padecían se encontraban la agrafia y el calambre de los escribientes.

En la década de los años 20 del siglo XX se emplea la máquina de escribir para redactar la correspondencia.
Fuente:  Amanuenses, escribanos y memorialistas de Barcelona. Ricard Fernández Valentí


Transcribían cartas de todo tipo, incluso en ocasiones, tenían preparados modelos de carta de amor en la que solo debían incluirse los nombres.

En ocasiones suavizaban el tono de cartas portadoras de malas noticias o a veces intercalaban textos de su propia invención.

Llegaron a ser muy populares y en ocasiones los clientes tenían que esperar a ser atendidos.


Fuentes Consultadas :

Vemos otro post cualquiera por si le encontraras alguna utilidad?

Entradas populares

¿Por qué se denomina al reloj como peluco?

¿Por que al pan se le denomina Pistola?

Breve Historia de los Buzones de Correos en España. Autor Agrupación Filatélica de Calpe

Arte Postal. 'Filatelia Finarte” Obra de Amalia Avia Peña

Buzones de Exposición. Autor José María Duchel

¿Sabías que…? Los Chasquis Incas.

AFINET va a publicar libro sobre Viñetas Beneficas Nacionales de la Guerra Civil Española.

Buzón Monasterio de Piedra. Autor Luis Pérez

Colaboración en La Lupa: Historias del viejo Madrid: las Casas de Postas

Presentación del Libro 50 Barcos Españoles Más de Marcelino González