jueves, 6 de agosto de 2015

Arte Postal. Felipe IV de Castaño y Plata de Velázquez


He estado unos días de vacaciones en Londres por eso no he publicado durante una temporada.
En mi visita a la National Gallery, me llamaron la atención varios cuadros en los que aparecían representados cartas postales y pensé que seria interesante dedicarles varias entradas en el blog el Salón de Cris, el blog personal de Cristina Martín San Roque.

Uno de estos cuadros es el que realizo Velázquez uno de mis pintores favoritos y que se le conoce como Felipe IV de Castaño y Plata  y que se exhibe bajo el titulo de  Philip IV of Spain in Brown and Silver, conocido popularmente como Silver Philip (Felipe de Plata).
Y que el monarca parece que porta una carta epistolar en la mano


«Felipe IV de castaño y plata, by Diego Velázquez» de Diego Velázquez - [1]. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Felipe_IV_de_casta%C3%B1o_y_plata,_by_Diego_Vel%C3%A1zquez.jpg#/media/File:Felipe_IV_de_casta%C3%B1o_y_plata,_by_Diego_Vel%C3%A1zquez.jpg



La cronología exacta de cuando realizó el pintor de pintores este retrato, se desconoce, la página web de la National Gallery lo data entre 1631-1632 aunque algunos investigadores lo fechan en el año 1635.

Diego de Velázquez  nació en la calle sevillana de la Gorgoja, siendo bautizado el 6 de junio de 1599, en la Parroquia de San Pedro. Su padre era Juan Rodríguez de Silva y afirmaba ser descendiente de la baja nobleza, pero Diego para darse a conocer prefirió adoptar el apellido de su madre, Velázquez.


En septiembre de 1611, ingresó en el taller de Francisco Pacheco, que posteriormente se convertiría en su suegro, ya que Velázquez  se casaría con Juana de Pacheco, el 23 de abril de 1618. El taller de Francisco Pacheco, era heredero de la Academia de Letras, que creó su tío Francisco, canónigo de la Catedral de Sevilla y prestigioso erudito y teólogo. El periodo de aprendizaje acostumbraba a ser de 6 años. Durante su estancia en dicho taller recibió una sólida educación humanística, ya que en él se reunían poetas y estudiosos.

En el año 1617 cuando finalizó esta etapa de aprendizaje, tuvo que ser examinado por Francisco de Pacheco y Juan de Uceda, los expertos elegidos por el Gremio de Pintores. Superado dicho trámite, el 14 de marzo de 1617, ingresó en la Corporación de San Lucas, lo que automáticamente le otorgaba licencia para crear un taller de pintor, por lo que comienza la Etapa Sevillana.

En el año 1621, fue proclamado como Monarca Felipe IV, quien no destacó por sus dotes de gobierno, lo que aprovechó Gaspar de Guzmán (Conde Duque de Olivares) valido del Rey.


Felipe IV siempre estuvo interesado por la música, el teatro y la pintura, siendo de  esta última disciplina,  su maestro Juan Bautista Maino.



Velázquez en el año 1622 decidió viajar a Madrid, para intentar ser pintor en la corte.  En un primer momento no lo logró y regresó a Sevilla. Pero a finales de ese mismo año se produjo una vacante entre los pintores cortesanos al fallecer Rodrigo de Villandro (Quinto Pintor del Rey). El Conde Duque de Olivares, mediante Juan de Fonseca vinculado a la Academia de Pacheco, llamó a Velázquez para que acudiera a Madrid, iniciándose la Primera Etapa Cortesana.

En el año 1628 conoce al celebre pintor Rubens, que acudió a Madrid como diplomático aunque aprovechó su estancia para estudiar y copiar las colecciones reales, especialmente las obras de Tiziano, y seguramente conoce a Velázquez. Este fue su segundo viaje a España, ya que en el año 1603, acudió como diplomático, y realiza el Retrato de Duque de Lerma a Caballo.



El 10 de agosto de 1629, desde Barcelona,  acompañado por Ambrosio de Spinola,  inició su Primer Viaje a Italia. De este viaje destaca sus estancias en Venecia y en Roma donde pudo estudiar las obras de Tiziano, Verones, Tintoretto, Rafael y Miguel Ángel. Además se origina un cambio en su estilo artístico y constituye su última etapa de formación.

A principios del año 1631 regresó a Madrid comenzando el Segundo Periodo Cortesano. Felipe IV y el Conde Duque de Olivares organizan un programa de exaltación y glorificación de la monarquía española, por lo que se origina una gran actividad artística centrada en el Palacio del Buen Retiro de Madrid.
Volviendo otra vez al cuadro el retrato lo debió realizar tras su primer viaje a Italia, y durante su etapa cortesana.
En el retrato al monarca Felipe IV se le representa de pie, a tamaño natural, con una vestimenta con adornos de plata, logrado mediante pinceladas muy rápidas, lo que ha sido comparado con la técnica impresionista.
Como es habitual en los retratos de corte, Felipe IV, aparece de perfil con la mirada al frente.
En el siglo XIX el cuadro se encontraba en la Biblioteca de el Monasterio de El Escorial pero durante la Guerra de la Independencia fue sustraído y en el año 1882 lo compro la National Gallery de Londres

Entradas populares

En Red

(c) 2012 Blog El Salón de Cris
Una plantilla de Oloblogger con la tecnología de Blogger